Rey Montalvo Vasallo canta con su guitarra, como todo juglar, para contar historias,
como tantos  juglares que viajan de plaza en plaza diciendo cómo ven e imaginan su mundo,
con la difícil faena de entretener y esbozar verdades.